Enorme séptimo de Márquez en la victoria de Quartararo en GP de Portugal

Marc explotó de emoción al llegar al box y rompió a llorar tras culminar su reaparición nueve meses después. Bagnaia y Mir cerraron el podio

Portimao, Portugal. Por extraño que parezca, hubo dos ganadores en el GP de Portugal de MotoGP. De una parte, Fabio Quartararo, que cruzó la meta antes que nadie. Y de otra, Marc Márquez, que logró acabar la carrera de su reaparición nueve meses después con un enorme séptimo puesto.

Faltó emoción en la pelea por victoria real, pero hubo para dar y regalar al ver al de Cervera quitarse el casco en el box del Repsol Honda, donde fue recibido con una merecida ovación, y romper a llorar en una explosión de emoción por todo lo vivido en este difícil tiempo.

Fabio Quartararo, ganador del GP de Portugal de MotoGP

El problema en la pelea por la victoria fue que Álex Rins se fue al suelo en la vuelta 19 de una carrera programada a 25 vueltas, cuando marchaba segundo con su Suzuki y se esforzaba en no perder contacto con la Yamaha del francés. Su desventaja nunca llegó a superar el medio segundo de distancia, pero iba con el gancho más de lo que parecía y se fue al suelo en la curva 5. En la vuelta anterior, la 18, había marcado la vuelta rápida de carrera, pero se le fue la Suzuki en un viraje de izquierdas de idéntica manera al año pasado en Austria 1, cuando peleaba por la victoria con Dovizioso.

Su resbalón lo aprovechó su compañero Joan Mir para ganar una posición que le hacía soñar con un podio que se le abriría de par en par una vuelta después al caerse Johann Zarco cuando viajaba tercero. El campeón heredaba así el tercer peldaño del cajón y peleó con Pecco Bagnaia hasta el final por ascender un puesto más, pero cedió ante la Ducati por 0.139, al mismo tiempo que él contenía a Franco Morbidelli, cuarto a 0.179 del mallorquín.

Momentos cuando Marc Márquez es recibido en el box del Repsol Honda

El que no tuvo rival alguno con Rins fuera de combate fue Quartararo, que cruzó la meta con 4.8 de ventaja sobre el primero de sus perseguidores y luego se dio el gusto de celebrar en la vuelta de honor emulando a Cristiano Ronaldo, su héroe futbolero, con su clásico grito de ‘Siuuuuuuuu’ cada vez que mete un gol.

En su caso, es su segundo golazo consecutivo por la escuadra, porque venía de ganar en Qatar 2 y además ahora se pone líder con 15 puntos sobre Bagnaia y 20 sobre su compañero Maverick Viñales, que fue de los grandes derrotados del día. Arrancaba duodécimo y tuvo una salida horrorosa que le llevó a ocupar en las primeras vueltas la última posición (21º). Luego arregló algo el entuerto y recuperó hasta la undécima plaza final, un resultado en todo caso muy deficiente para un piloto que quiere pelear por el título.

Marc Márquez rompe a llorar en la rueda de prensa

De momento ya ha sumado sus primeros nueve puntitos del campeonato y está a 52 puntos del liderato que ocupa Quartararo. Son dos carreras de distancia y un poquito más, pero aún quedan 16 por delante y quién sabe si entra alguna más por los aplazamientos pendientes de Argentina y Texas.

Los que no acabaron la carrera por caída fueron Miller, Oliveira, el citado Rins y Rossi cuando iba undécimo. Abandonó Pol con problemas técnicos en la Honda, su hermano Aleix hizo un carrerón con la sexta plaza, Álex Márquez finalizó octavo y Lecuona decimoquinto.

Fuente: Diario AS

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.