Antetokounmpo guio a los Bucks y se queda a un paso de su primer anillo en la NBA

Bávaro, RD. A Giannis Antetokounmpo se le ha atacado por no ser capaz de llevar a su equipo un paso más allá. Una etiqueta que ahora pende de un hilo de su espalda después de haber cortado parte del cordel y quedarse a un solo triunfo del que sería su primer anillo de la NBA tras imponerse en el quinto de partido (119-123) de las Finales a unos Suns desdibujados que cayeron presa de su propia ansiedad y que ahora tendrán la misión casi imposible de ganar en Milwaukee si quieren seguir teniendo opciones de ganar el primer título de su historia.

Los de Arizona son un equipo con la mecha corta. No necesitan mucho para incendiar un choque y ya en el primer cuarto intentaron demostrar que iba a ser su gran noche. Sobre todo, si los Bucks les regalaban un balón tras otro. Acostumbrados a ser un vendaval ofensivo, los de Monty Williams salieron con el cuchillo entre los dientes en defensa y en apenas 10 minutos ya habían provocado más pérdidas de los Bucks (6) que en todo el cuarto partido (5). Igual eso explica el 32-16 que lucía el marcador a los nueve minutos de empezar.

El griego solo no basta cuando los Suns tocan la sinfonía que componen Chris Paul y Devin Booker. La pareja exterior marca el ritmo en Arizona y cuando encuentran la partitura correcta es difícil hacerles desentonar, aunque a veces sucede. Y en el quinto partido ocurrió.

Jugada durante el quinto juego de la Final

Los Bucks salieron en el segundo parcial elevando el nivel físico de la partida. Eso los llevó a un parcial de 7-0 que rebajó la ventaja más por los fallos desde el triple de Crowder que por su buena defensa. Los de Wisconsin se metían en el choque a pesar de tener a su estrella en el banco gracias a un buen momento de los suplentes que superaron a los Suns con un parcial de 12-25 que ponía a los Bucks por delante a falta de cinco minutos para el final del cuarto.

Un parcial con nombre propio. Jrue Holiday, que anotó 14 tantos en este segundo acto y fue clave para que los Bucks se fueran al descanso con tres puntos de renta (61-64). Algo impensable 12 minutos antes.

Pero el baloncesto, y más la NBA, tiene estas cosas que la hacen impredecible. Todo apuntaba a victoria fácil de los Suns y sin embargo fueron los Bucks los que demostraron mayor templanza y ganas de llevarse el partido y quién sabe si el anillo.

Por los Suns, Devin Booker anotó 40 puntos

Holiday (27 puntos), Middleton (29) y Antetokounmpo (32+9) pusieron a los de Wisconsin en órbita y a falta de cuatro minutos para el final del tercer cuarto la balanza se inclinaba a su favor. De hecho, todo parecía decidido antes de acabar el tercer parcial con unos Suns en los que sólo Devin Booker (40 puntos) funcionaba. Insuficiente.

Los Bucks tenían más hambre y no sestearon en el último parcial cerrando una victoria que empieza a tener sabor añejo. El de los 50 años de espera que llevan esperando para volver a celebrar un anillo. Ahora, están a sólo un día de volver a reinar en la NBA. Y todo gracias a un Antetokoumpo que cortó de raíz cualquier atisbo de remontada con un alley oop que puede pasar al imaginario de la historia como la canasta de las Finales de 2021.

Para estar informado acerca del mundo del deporte, visita la web: www.laesquinadeportiva.com síguenos en Instagram y Facebook como: @laesquinadeportivard y suscríbete a nuestro canal de YouTube: La Esquina Deportiva.

Fuente: marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.